lunes, 28 de octubre de 2013

¡Hagamos una prueba de valor con las empresas cotizadas de alimentación!

Antes de comenzar, he de decir que me encanta este tipo de “experimentos”. Muchas veces nos perdemos en divagaciones teóricas que no conducen a nada, cuando a través de un sencillo ejemplo se ven y se entienden más conceptos que con cualquier otro método. A mí, personalmente, siempre me ha costado más entender cualquier definición o planteamiento teórico, a no ser que tuviese delante un lápiz y un papel, con el que dibujar garabatos y gráficos para poder explicarlo.


Bueno, a lo que vamos. El objetivo que persigo con este ejemplo es simple. Hemos comentado en varias ocasiones cómo crean valor las empresas, “generando liquidez o cash” de forma sostenida en el tiempo, liquidez que viene determinada por dos parámetros ya vistos (http://bit.ly/15N5wJo): (i) El ROIC, que debe ser mayor que el Coste de Capital ó CMPC (ii) el Crecimiento.

Bien, me gustaría ver con un caso real si se verifica todo esto. Es decir, comprobar cómo aquellas empresas que efectivamente cumplen esos dos parámetros valen más que aquellas que no los cumplen. Para eso me he ido a la Bolsa de Madrid (no físicamente, aunque me hubiera gustado) y he seleccionado un subsector que es el de alimentación y bebidas, por ninguna razón en especial. A continuación he sacado datos de la Web de Damodaran relativos a empresas de este subsector (no están todas las empresas, pero casi). Hay que decir que la información que proporciona Damodaran es de Enero de 2013 y los importes aparecen en Dólares (aunque las compañías sean españolas), pero nos sirve igual. El tema es comprobar si existe (ó no) algún nexo de unión entre aquellas empresas del sector que más valen (ó menos valen) en bolsa y el cumplimiento (ó no) de los parámetros ROIC y Crecimiento.

Utilizaremos datos bursátiles, ya que para mí son un buen indicador. Está claro que el precio de las acciones puede sufrir oscilaciones importantes en épocas de euforia o pánico, pero considero que al final el mercado es bastante racional. Las cotizaciones acaban recogiendo la realidad económica de las empresas, tarde o temprano.

Una primera aproximación:




En realidad con una tabla como la anterior la información no es muy clarificadora. Hay demasiados datos numéricos como para extraer una conclusión sencilla e inmediata. Pero si transformamos las cifras anteriores en un gráfico, la cosa cambia y mucho.




Vamos a verlo con detalle, ya que aquí está todo lo que andamos buscando. Empecemos explicando cómo leer el gráfico. En el eje de abscisas, se recogen los valores del crecimiento en ventas de los tres últimos años (van desde -15% hasta +15%) y en el eje de ordenadas se recogen los valores de la diferencia ROIC-CMPC, es decir, en cuánto excede la Rentabilidad al Coste del Capital (desde -15% hasta +25%). Los círculos interiores reflejan, para cada una de las empresas analizadas, lo que se está pagando en bolsa por ellas, expresado en términos del número de veces los Fondos Propios. Así, una empresa como Viscofan, S.A. se cotiza en bolsa a 4,1 veces sus F. Propios.

Lo interesante del gráfico es que, de un solo vistazo, podemos apreciar cómo las empresas por las que la bolsa está dispuesta a pagar más, son aquellas que cumplen de forma simultánea los dos requisitos ya vistos (ROIC>CMPC y Crecimiento). De modo análogo ocurre con las empresas de peor capitalización bursátil. Existe entonces un nexo claro entre el valor y los parámetros comentados. El mayor o menor precio de las acciones de una empresa dependerá en última instancia de ella misma, y no de parámetros externos como puedan ser la euforia o el pánico del mercado. Todo esto, perteneciente al mundo de las empresas cotizadas, es también aplicable al universo de las PYMES y Empresas Familiares. Los parámetros son idénticos para todos. Los esfuerzos dedicados a generar una rentabilidad por encima del coste de capital, así como el crecimiento, se traducen irremediablemente en un mayor valor de la empresa.

Hasta aquí este pequeño y humilde “experimento”. Espero que os haya resultado interesante.








Oscar Sánchez.