jueves, 4 de julio de 2013

¡SOCORRO! El Valor de mi Empresa no coincide con el Valor de las Acciones

Esta es una cuestión que genera muchas dudas cuando se presenta un Informe de Valoración. El Valor de la Empresa no suele coincidir con el Valor de las Acciones. Es algo que a priori resulta un poco chocante, ya que si hemos llegado a la conclusión de que la empresa vale 10, ¿por qué razón las acciones valen 7?. Vamos a tratar de entender dónde radica la diferencia entre ambas cifras.

Empecemos imaginando una empresa. En toda compañía el valor lo genera el Cash Flow (o la "pasta" hablando de forma coloquial) que es capaz de producir (en el momento actual y en los próximos años). Es muy importante entender que el dinero ó Cash Flow circula por la empresa como si de un entramado de "tuberías" se tratase. De tal forma que son los activos relacionados con la explotación (naves, instalaciones, maquinaria, existencias, saldos de clientes, saldos de proveedores, etc) los encargados de generar el Cash inicial (ahí es donde empieza todo el ciclo de explotación del dinero). Existe otro origen de Cash que vendría de los activos que no corresponden exactamente a la explotación (por ejemplo, si la empresa tiene un inmueble no relacionado con su actividad, acciones de otras compañías no relacionadas con la matriz, etc...). Este flujo de dinero (el que proviene de la explotación) circula por la empresa y tiene que atender varias necesidades que enumero a continuación:

Debe atender las necesidades de inversión en activos fijos de explotación, para que la empresa continúe su actividad con normalidad. Pueden ser inversiones de reposición de activos (para mantener la capacidad productiva) y/o inversiones en nuevos activos que supongan una ampliación de capacidad (nuevas líneas de producción, etc...)

 Debe atender las necesidades de inversión en el Circulante Neto de Explotación. Es decir, por ejemplo, mantener un almacén con unos niveles de Existencias elevados equivale a "paralizar" una cantidad importante de dinero que podría circular hacia otras direcciones. Otro ejemplo sería la gestión de Clientes. Si la empresa lleva a cabo un cobro eficaz y rápido de sus cuentas no será necesario paralizar liquidez en ese área durante mucho tiempo. Recordad que si el dinero se para y no circula es necesario financiarlo o buscarlo por otros lados. De igual modo si una compañía año tras año incrementa su Circulante Neto, esto equivaldrá a que será necesario desviar una cantidad cada vez mayor de Cash hacia ese área.


Llegados a este punto, en la empresa queda disponible un nivel de Cash, que técnicamente se denomina Cash Flow Libre, que podemos definir como aquellas disponibilidades líquidas (dinero) generadas por las actividades de explotación de la empresa y que quedan tras las inversiones realizadas por la compañía (en activos fijos y en circulante de explotación). Este flujo de dinero "desemboca" en dos agentes esenciales: los accionistas (vía dividendos, ampliaciones-reducciones de capital) y los acreedores financieros o bancos (vía aumento-disminución de deuda, pago de intereses). Es importante mencionar que estos flujos pueden ir en las dos direcciones (pensemos en una ampliación de capital, donde el dinero va desde los accionistas a la empresa).

Resumiendo. Tenemos cuatro flujos principales a considerar en la empresa:

a) El flujo de las actividades de explotación, que sería el Cash Flow Libre
b) El flujo de activos no afectados a la explotación
c) El flujo de los accionistas
d) El flujo de los acreedores financieros (bancos)

La característica clave es que estos flujos funcionan como un circuito cerrado. a) + b) = c) + d)

Además, cada uno de estos flujos nos determina un Valor. Así, el Valor de la Empresa viene determinado por el Cash Flow Libre y el Valor de las acciones viene determinado por el Flujo de los accionistas. De tal forma que podemos expresar el Valor de las acciones, despejando de la ecuación:

Valor de las acciones (Flujo c) = Valor de la empresa (Flujo a) + Valor activos no afectos a explotación (Flujo b) - Valor de la deuda (Flujo d)

Y esta sería a grandes rasgos la explicación del porqué no suelen coincidir el Valor de la Empresa con el Valor de las Acciones.

NOTA: Cuando hablamos del Valor de la Deuda a efectos prácticos nos referimos al importe del endeudamiento a l/p y c/p que figura en los balances.

Oscar Sánchez Vela.
www.idylia.net