martes, 3 de septiembre de 2013

¿Qué tienen en común una empresa de España con una empresa de Namibia?

Yo creo que nada”, dirán algunos. ¡Y puede que no les falte razón! Sin embargo, desde el punto de vista de la valoración de empresas existe algo que tienen en común…muy a nuestro pesar (y con todo el respeto del mundo para las empresas de Namibia).

¿Y qué es ese algo que les une?

¡Veamos! Cuando acometemos el proyecto de valorar cualquier compañía, un parámetro vital a tener en cuenta es el Coste de Capital (CMPC), del cual ya hemos hablado en más de una ocasión. A grandes (y sencillos) rasgos cuanto mayor es el CMPC menor es el valor de la empresa. Y viceversa. Para calcular este CMPC intervienen varios factores (que no veremos es su totalidad ahora). Pero hay uno de ellos, en concreto, que es la Prima de Riesgo del Mercado, en el que me voy a detener. Esta Prima, viene definida en cualquier manual del siguiente modo. “…es la diferencia entre la tasa de rentabilidad esperada de una cartera de mercado y el tipo de interés sin riesgo…”  ¡¡Ahí es nada con la definición!! Al final se trata de una medida subjetiva del riesgo de un mercado, desde el momento en que se habla de “esperada”. Por lo tanto, este es uno de los parámetros, junto con la Beta (que veremos otro día), en los que las valoraciones empresariales pisan un terreno resbaladizo. Introducir el “riesgo” de un mercado es algo muy etéreo y difícil de explicar (al menos para mí).

Personalmente, para obtener este parámetro yo suelo acudir a las tablas de Damodaran (profesor de referencia en finanzas corporativas de la Universidad de New York), que ofrece un análisis detallado por países. http://bit.ly/1532Xkn (aquí tenéis el enlace a los últimos datos publicados).

En estas tablas, Damodaran determina para el caso concreto de España una Prima de Riesgo del Mercado Español del 9,13%. A esta cifra llega sumando la Prima de Riesgo Americana (5,75%) con la famosa Prima de Riesgo país (3,38% para España, que es la que solemos oír habitualmente en las noticias). Bueno, el caso es que el resultado final es del 9,13% (datos de junio de 2013. Ahora habrán cambiado un poco, imagino). ¿Cuál es la interpretación de este 9,13%? Sería la rentabilidad que se obtiene en una cartera de valores diversificada, en este caso en el mercado español, por encima de la rentabilidad de una inversión sin riesgo, como podría ser un bono del Estado. ¡¡Volvemos a lo de antes!! Demasiado etéreo y difícil de visualizar.


¡Seguimos entonces! Aprovechando las tablas publicadas por Damodaran, me hago la siguiente pregunta: ¿Qué otros países tienen exactamente la misma Prima de Riesgo de Mercado que España? Y para mi sorpresa me encuentro con esto:




Y de ahí el título de este artículo. ¿De verdad España tiene una Prima de Riesgo de Mercado idéntica a la de Namibia, por citar un país de la anterior lista? Yo sinceramente pienso que esto no es del todo real, al fin y al cabo las Primas de Riesgo tienen un componente de “percepción” o “subjetividad” importante. Ahora bien, de lo que no cabe duda es que estas cifras, merecidas o no, influyen en muchas cosas, y una de ellas es en la valoración de compañías.

¿Qué opináis vosotros al respecto?

Oscar Sánchez Vela.