lunes, 21 de octubre de 2013

¿Por qué el Crecimiento en la empresa se puede convertir en algo peligroso? El caso BODACLICK.

El crecimiento empresarial es un concepto muy idealizado. Se acostumbra a pensar que todos los “males” de la empresa se solucionan creciendo. “…Si consiguiera aumentar mi cifra de ventas en un 50% todo iría mucho mejor…” Sin embargo, esto, que en unas ocasiones puede ser cierto, en otras se convierte en una verdadera trampa para la compañía. Es importante tener en cuenta cuál es el punto de partida antes de iniciar una expansión. Para esquematizar un poco cómo influye el crecimiento en la creación o destrucción de valor en una empresa se me ocurren cuatro hipotéticas situaciones:

1.- Empresa rentable y que inicia una expansión estructurada y ordenada. 2.- Empresa rentable y que inicia una expansión desmesurada. 3.- Empresa no rentable y que inicia una expansión estructurada y ordenada. 4.- Empresa no rentable y que inicia una expansión desmesurada.

Si excluimos de esta clasificación el caso de las Startup, ya que tienen peculiaridades singurales, y nos imaginamos una empresa familiar típica que se enfrenta a uno de estos escenarios, podemos afirmar que el ideal en creación de valor sería el punto 1 (nuestra empresa es rentable al comienzo de todo el proceso y decide iniciar un proceso de expansión ordenado, por ejemplo el ataque a nuevos mercados). El punto 3 también podría ser fuente de creación de valor, pero habría que tener más cuidado. La expansión (ó crecimiento) siempre implica un esfuerzo considerable para las compañías en términos de flujos disponibles. Es necesario aplicar recursos adicionales para apuntalar el crecimiento. Esta liquidez puede provenir de tres vías: (i) el propio Cash generado por la actividad de explotación de la compañía (de ahí la importancia de que partamos de una empresa en rentabilidad). (ii) la Financiación bancaria. (iii) aportaciones de accionistas, vía ampliación de capital, por ejemplo. Evidentemente se pueden utilizar cualquiera de ellas de forma independiente o una conjunción de las mismas.

¿Cómo se puede ver afectado el Valor de la empresa?

El valor depende de la liquidez que sea capaz de generar la empresa en el futuro. Una expansión ordenada y estructura, partiendo de una empresa en rentabilidad, permite “intuir” un futuro donde la liquidez generada será mayor que la actual (aunque en las primeras fases la empresa llegue a consumir más cash que a generarlo). Hay que “sufrir” unos años para luego poder recoger el fruto. Sin embargo una expansión desmesurada, puede llevarse al “traste” cualquier posibilidad de creación de valor. Si la compañía absorbe recursos líquidos sin parar, muy por encima de sus posibilidades reales, esto puede llevarla a una situación muy comprometida. Pero, ¿cuál es la línea que separa el crecimiento desmesurado del que se considera ordenado? Para mí, “el sentido común”. Si en los próximos dos años, por ejemplo, no vemos muy claro el atacar tres mercados nuevos, pues no pasa nada, atacamos uno y vamos a hacer las cosas poco a poco y bien. Como dice el refrán: “Quien mucho abarca, poco aprieta”.

Un ejemplo.

Ojeando las empresas cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) he encontrado una que me ha parecido interesante, y creo que es un claro ejemplo de lo comentado en el punto 2 (empresa rentable y con crecimiento desmesurado). Esto, claro, según mi opinión. Posiblemente a sus directivos la expansión que plantean no les parezca tan desmesurada. La empresa en cuestión es BODACLIK, que básicamente es una plataforma on-line que pone en contacto a parejas de novios que se van a casar en los próximos meses y a anunciantes de servicios-productos específicos para bodas. La idea es muy buena, pues aglutina en un mismo sitio todo lo que pueden necesitar los novios para organizar una boda (que no es poco). Los ingresos vienen por el lado de la publicidad que pagan las empresas que se anuncian. Para ellas no es mal negocio tampoco, pues tienen concentrado a su público objetivo y se pueden dirigir a él con facilidad. La empresa, que comenzó en el año 2000 tiene una trayectoria en España muy buena y hace unos años se plantearon acometer la expansión internacional, para lo cual acudieron al MAB en busca de liquidez en 2010 (en concreto consiguieron alrededor de €10 millones). Pero las cosas no han ido como se pensaba en un principio…


Observad estos dos gráficos, uno del crecimiento en ventas y otro de su cotización en bolsa:






Es curioso ver cómo el valor en bolsa de la empresa ha ido en sentido contrario a la evolución de sus ventas. La expansión internacional, que sin duda se ha producido, ha ido restando cada vez más y más recursos a la empresa, lo cual ha repercutido de forma muy negativa en su valor. La compañía, en los últimos años se ha convertido en una “devoradora” de liquidez (incluidos los €10 millones conseguidos en el MAB). Esto, que por otro lado es normal en un proceso de crecimiento, ha sido quizá desmesurado en este caso. Desde mi punto de vista, se ha acometido una expansión demasiado ambiciosa. En concreto se han “atacado” mercados como EEUU (ya descartado), Italia, Portugal, México, zona Caribe y Polonia. ¡Ojo! No digo que estos mercados no lleguen a ser rentables en el futuro, que lo serán. El problema es que se ha intentado dar un bocado muy grande. Quizá hubiese sido más acertado acometer todo este proceso a un ritmo menor.

Os dejo aquí un cuadro con la evolución de ventas y EBITDA en BODACLICK por mercados para los años 2009-2011:


Se observa como España es rentable (a pesar del estrechamiento de márgenes en 2011). Pero claro, este mercado se inició en 2000, mientras que el resto se han iniciado en 2007 (Italia, Portugal y Caribe), en 2008 México y en 2010 (Brasil y Polonia). Sin duda, a estos nuevos mercados les falta tiempo para madurar. El problema es si tendrán ese tiempo o no.



 






Oscar Sánchez Vela.
www.idylia.net