lunes, 17 de noviembre de 2014

La situación de ABENGOA.


He leído hace poco un artículo publicado en un diario digital sobre la situación que atraviesa la compañía ABENGOA. Os dejo aquí el enlace por si resulta de vuestro interés (Peligrosa huida hacia delante de Abengoa). La empresa ha sufrido un severo ajuste en el precio de sus acciones durante los últimos meses, hasta el punto de pasar de unos máximos de casi 5 €/acción a menos de 2 €/acción, lo que supone una caída en torno al 60%.

En el citado artículo se comenta cuáles son los principales flujos de dinero en la empresa, para poner de manifiesto la situación real de la misma. La verdad es que no puedo estar más de acuerdo con todo lo que en él se expone. Para empezar, el autor afirma que ABENGOA ha presentado en los últimos tiempos unos informes siempre optimistas, dando a entender el buen momento por el que atravesaba la compañía, sin embargo todo esto ha ido acompañado de una búsqueda continua de liquidez (ampliaciones, emisiones de deuda, salidas a bolsa de filiales, venta de activos, etc…). Esto es bastante sospechoso y es muy importante saber cómo circula el dinero en la empresa para entender mejor su valor.

¿Qué ocurre con los flujos de liquidez en ABENGOA?

Bien, para empezar la compañía genera aproximadamente €1.100M de Cash Flow Bruto al año (según las cuentas anuales publicadas en 2013). La verdad es que no es una cifra nada despreciable, ahora bien, habrá que ver qué “pagos” debe atender. En primer lugar, se citan unas inversiones anuales en torno a €730M (en el artículo también se habla de inversiones adicionales de más de €1.000M, que en principio no tendremos en cuenta). No se hace mención a las necesidades de Capital Circulante, aunque tiene que haberlas. Por otro lado, ABENGOA tiene que amortizar principal de deuda por importe de €820M en 2015 y de €1.333M en 2016 (realmente el nivel de endeudamiento alcanzado asusta). Y no nos olvidemos de los intereses financieros, que rondarían los €510M al año aproximadamente.

Resumiendo, €1.100M - €730M - €820M - €510M = - €960M

Aunque son unas cifras aproximadas, nos da una idea de la magnitud del problema. La empresa necesita desesperadamente conseguir liquidez de donde sea, de ahí las continuas ampliaciones de capital emisiones de deuda, ventas de activos, etc…y esto ha tenido un claro reflejo en el valor de la misma y en el precio de sus acciones. La situación futura de la compañía pasa por equilibrar esos flujos de dinero, ya que mientras esto no ocurra alguien tendrá que seguir poniendo “pasta” para compensar esos desequilibrios si quieren que ABENGOA siga funcionando. Este ejemplo, por desgracia, no es muy diferente a lo que ocurre en multitud de PYMES en nuestro país…a otra escala, claro está.


Oscar Sánchez Vela.

Socio de IDYLIA.